"Un paso no dado
es un sueño perdido"

sábado, 5 de abril de 2008

Dos candidatos y una oportunidad perdida

Acaba de concluir el plazo de presentación de candidatos a Rector de nuestra Universidad y su Junta Electoral ha proclamado las dos candidaturas de las que hemos dado noticia en este blog. El próximo jueves, 10 de abril, arranca la campaña electoral. La votación tendrá lugar el 29 de abril y será elegido quien reúna más votos ponderados. Por lo tanto ese mismo día, alrededor de las ocho de la tarde, se conocerá el nombre del nuevo Rector de nuestra Universidad.

Algo más de 38.000 miembros de la comunidad universitaria estamos llamados a votar y lo haremos por estamentos en distintas mesas electorales distribuidas en todos los centros universitarios y en las dependencias centrales de la universidad con sus urnas, listas y papeletas impresas en papel.

Al optar por este planteamiento tradicional, nuestra Universidad ha perdido una excelente oportunidad para innovar y poner de manifiesto su capacidad tecnológica y organizativa. Como institución no hemos sido valientes para plantear una elección basada en las TICs, desarrollando un sistema de voto electrónico. Difícilmente, se puede encontrar otro colectivo social en que se pueda ensayar mejor un proceso de votación electrónica, tanto por la familiaridad de los electores con las herramientas informáticas, como por la extensión de la red de comunicaciones que llega a todos los rincones de nuestra Universidad.

De haberse dado este paso, mañana estaríamos en los medios de comunicación en lugar destacado señalando que nuestra Universidad ha sido pionera en España en tal innovación. No ha sido así y tal vez podamos leer una anodina noticia en la prensa informando que Manuel López y Rafael Navarro son los únicos candidatos en las próximas elecciones a Rector acompañada, quizás, de unas breves notas biográficas de ambos.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poco simple el planteamiento del post.
Quizá es que no hayan implementados sistemas que garanticen la autentificación fiable de los votantes...
Quizá se haya preferido garantizar la accesibilidad de todos los colectivos...
Quizá lo más importante no sea dar titulares a los medios de comunicación...

En fin, que garantizar que cada trabajador de esta uni y cada estudiante dispongan de las herramientas informáticas que necesitan para hacer su trabajo sea un titular menos interesante, pero una realidad más deseable.

Anónimo dijo...

Qué dosis de mala intención y sexismo recoge la calculada ambigüedad del título del post!!!!!!

Anónimo dijo...

Las universidades que se esfuerzan por estar en vanguardia suelen conseguir los mejores recursos para sus estudiantes y su personal.

Pienso que es preferible que la nuestra intente estar entre las mejores a que se resigne a ser una más.

Anónimo dijo...

Uffffffff!!!
Sólo espero que el comentario realizado aquí sobre intención y sexismo no haya sido realizado por un profesor o profesora de la UZ...
Porque, como alumno de esta universidad, eso sí me preocuparía... ¡¡¡qué escaso nivel de comprensión, entendimiento y mala leche, madre mía!!!
Todo mi ánimo a este nuevo proyecto de universidad, que espero sea nuevo de verdad.

Cristóbal Cortés dijo...

¿Sexismo? ¿Mala intención? ¿Calculada ambigüedad? ¿Pero qué post has leído tú exactamente, maño o maña? ¿Y en qué idioma estaba?

Lo de nuestro servicio informático es preocupante y yo creo que Rafa hace bien en señalarlo con un ejemplo palmario. Dedicando los recursos que dedicamos deberíamos estar por delante de cualquier compañía privada en TIC, y resulta que lo único que tenemos es un servicio más bien ordinario y tirando a pésimo en algunas áreas, como correo electrónico o atención al "administrado."

Cristobal Cortes
PS: Auqnue lo anuncie, el sistema no permite identificarse con la identidad de google.

Anónimo dijo...

Que más da como se vote, si la democracia no ha llegado a la universidad, en la que se acepta el voto ponderado, y donde el voto del profesor doctor equivale al de 50 estudiantes...

Y luego se les llena la boca diciendo que el rector es elegido democraticamente y por todos...

Anónimo dijo...

El sistema de elección está mal planteado, voto ponderado, así nos va.

Anónimo dijo...

(Un profesor doctor de a pie)

No es democratico el procedimiento de voto ponderado? Veamos, comparado con que otras "empresas", particularmente de enseñanza? Y, sin hablar de enseñanza: en que empresa se vota al gerente/director? en cual votan los clientes? Los clientes (estudiantes) puden optar por comprar (estudiar) en esta empresa o no. Los trabajadores tenemos que organizarnos y trabajar de la forma que atraiga a mas clientes (estudiantes), por la via de ofrecer un mejor producto (formacion). Todo lo demas es demagogia perversa, que solo se entiende si la universidad es un gran aparaca post-adolescentes. Yo no quuisiera una universidad asi. Y espero que Aragon tampoco.

Anónimo dijo...

El comentario anterior nos da dos ejemplos palmarios del estado social de la institución:

- El hábito de calcular hasta donde ha de llegar el avance democrático mirando hacia atrás (un chollo, siempre habrá empresas que estén peor)Democracia era, en teoría, el voto de todos, pero ya sabemos que hay todos que son más todos que otros

- La empresarización de la universidad.
Verla como un negocio de ventas y clientes. Nos interesa que vengan muchos. Parece que da igual su preparacion final. Son clientes, números, falta poco para que sean mercancía. La formación es el FIN, no el Medio y un PDI lo debería tener meridianamente claro.

Anónimo dijo...

(El profesor doctor de antes)

No miro ni hacia atras ni hacia las empresas (ver comillas) ni hacia un lado. Era solo para aclarar el contrasentido de lo de confundir "democracia" en el voto a rector con "un universitario un voto".

Formulo otra pregunta: señalense UNIVERSIDADES de prestigio y calidad en las que intervenga el voto de los estudiantes (incluido el voto ponderado)...

JoseAngel dijo...

Cuanto comentario anónimo en esta web. El personal universitario medio es solapado, o temeroso, o posiblemente las dos cosas.